Formación Espiritual

Alumnos:

 

Oración de la mañana

La oración es un momento de agradecimiento, de alabanza, de reflexión que dispone al estudiante a un encuentro personal y comunitario con el Señor.  Contribuye a cultivar el discernimiento personal para buscar y valorar la presencia de Dios en sus experiencias cotidianas, sintiendo el amor incondicional que Él nos tiene.

Se realiza diariamente desde Jardín Infantil hasta IV° Medio, y se reflexiona sobre distintos temas: textos bíblicos o lectura del evangelio del día o noticias y/o acontecimientos nacionales o internacionales (Ej.: la situación que vive nuestra Iglesia, la campaña de Venezuela). También se ora a María, se realizan peticiones o necesidades personales y/o comunitarias; se cantan alabanzas; y se abordan tiempos o celebraciones litúrgicas (Ej.: Semana Santa, Pentecostés).

La «Pausa Ignaciana», en tanto,  se realiza de I° a IV° Medio todos los viernes.

Ejercicios espirituales

Con el objetivo de fortalecer el ámbito espiritual y de tener un espacio personal con Dios, desde hace unos años el Colegio ha incorporado al plan de formación en los niveles de I° y II° Medio las experiencias de “Propedéutico e Iniciación a los Ejercicios Espirituales”.

Este año hemos decidido dar un paso más en la vida espiritual de nuestros jóvenes, de la mano de Ignacio y, para ello, se invitó a un grupo de estudiantes de III° y IV° medio a vivir tres días de ejercicios. Esta actividad está dirigida para que aquellos estudiantes que tengan mayor interés en profundizar en la fe, puedan vivir un momento de oración personal y comunitaria.

La modalidad consiste en un retiro con puntos de oración, instancias de acompañamiento personal y celebraciones litúrgicas comunitarias.

La experiencia está organizada por el Equipo del Cuarto Ciclo y es guiada por nuestro capellán el Padre Jorge Ramírez s.j., acompañado por miembros del Equipo Pastoral.

Encuentros con Cristo

El centro de nuestro colegio es Cristo y lo seguimos desde  la espiritualidad Ignaciana, que busca encontrar a Dios en todas las cosas. Para ello, nuestros estudiantes viven los llamados encuentros con Cristo, que son  jornadas de formación y crecimiento espiritual  para niños y niñas que pretenden, fundamentalmente, “formar personas para amar”. El autor de estos encuentros es el padre Eduardo Levy, s.j.

Esta experiencia formativa  se vive un día al año por curso con temas determinados para cada nivel. Asisten a una casa de retiro, donde todo está preparado para que el encuentro sea un día de provecho, lleno de alegría y gozo.

Nuestros estudiantes son acompañados por su profesor jefe más el agente pastoral  y apoderados;  cada momento está diseñado para que los niños y niñas se expresen a través de las oraciones y del trabajo en equipo.

Estos Encuentros con Cristo buscan que los niños vayan acercándose progresivamente a una experiencia personal con Dios, adquiriendo una manera de actuar al modo de Jesús, a imagen y semejanza de Dios Padre.

Familias:

Ejercicios Espirituales

Surgen de un proceso de conversión espiritual que San Ignacio de Loyola vivió siendo laico en su peregrinaje a Tierra Santa. Son una experiencia personal donde cada ejercitante vive un profundo encuentro humano-espiritual con su verdad y con la voluntad de Dios. Muchos dicen que transforman la vida.

Están orientados a todas las personas, sin distinción, que deseen regalarse un tiempo de revisión de vida, encuentro consigo mismo y con el Dios de Jesucristo.

Hace ya 8 años que en el Colegio se puede vivir esta experiencia. Han pasado alrededor de 80 ejercitantes, a quienes «se les ha transformado la vida”. Se habla de vida corriente porque es desde ahí – desde donde viene y vive cada uno – en que se incorpora el Señor a transformar: en lo cotidiano, en lo propio, en lo de cada día.

En el año 2010 las acompañantes fueron Viviana Godoy (a quien recordamos con mucho cariño) y Gabriela Toro; a partir del año 2014 hasta el 2017 las acompañantes fueron Andrea Corbalán y Gabriela Toro. Este año 2018 las acompañantes son Cecilia Hitschfeld y Gabriela Toro.

Damos infinitas gracias por poder vivir esta experiencia en nuestro Colegio y desde ya invitamos a quienes no se han animado a que el 2019 se atrevan a esta aventura de amor.