Querida comunidad:

En este día tan especial les mandamos un gran abrazo lleno de esperanza y fe. El nacimiento del niño Jesús renueva el sentido de la vida, nos ayuda a fijar la mirada en lo esencial e invita a la sencillez. Dios viene a nosotros, sale de sí mismo, por amor a nuestra humanidad. Que este gesto amoroso nos regale en esta noche buena, enmascarados y distanciados físicamente, un momento de paz y reflexión para fortalecer nuestro espíritu y renovar el deseo de en todo amar y servir.
Con mucho afecto, ¡Feliz Navidad!

José Luis Avilés Radic
Rector