Una liturgia vía zoom celebrada por el padre Cristian Rodríguez sj vivieron los niños de Kínder, acompañados por sus padres, profesores, miembros de la Pastoral, la Directora del Primer Ciclo, Alicia Castro, y nuestro rector, José Luis Avilés.

En esta experiencia, que marca su paso a la Enseñanza Básica, se agradeció por el camino recorrido estos años, especialmente este último, que estuvo cargado de grandes desafíos tanto para los estudiantes, como para sus profesores y familias.

«Ha sido un año raro y difícil, pero también han pasado cosas lindas en el curso y en su corazón. Hoy queremos agradecer a Dios por los niños y niñas del Kínder; gracias a los papás y mamás, por acompañarlos, y también a sus profesoras», señaló el padre.

Más adelante, les habló de Jesús, en quien podemos encontrar un amigo en el que podemos confiar, que está con nosotros y nos acompaña. «Es un súper amigo que quiere que nosotros seamos felices. Jesús quiere ser una luz para iluminar nuestras vidas. El secreto es que Jesús no solo está en el corazón, sino que también está en las personas que nos quieren», agregó.

Posteriormente, nuestro rector, José Luis Avilés, comparó el recorrido de los niños durante estos años con el nacimiento y crecimiento de un pez. «Ustedes nacieron de un huevo pequeño e irán avanzando, al igual que el pescado, hacia un océano enorme que nos va a abrir un mundo hermoso. Hoy pasan a 1° Básico y ustedes van a ir creciendo como el pez. Estoy muy contento porque van avanzando por el río de la vida y los vamos acompañando. Que tengan harto entusiasmo para seguir adelante», finalizó.