Con el objetivo de rescatar los aprendizajes fundamentales del Plan Formativo que se llevan a cabo año a año – pero ahora en un contexto virtual – el área de Formación Pastoral y Cuidado de la Persona a través de sus profesionales de Psico-orientación y Pastoral, está desarrollando en este segundo semestre los Encuentros de Formación para Tercer y Cuarto Ciclo. Todo esto, porque hasta el 2019 nuestros estudiantes desde I° hasta IV° Medio vivían jornadas y retiros, pero, dado el contexto actual, se decidió fusionar y complementar ambas experiencias, llevándolas a la virtualidad.

Estos encuentros tienen como propósito contribuir al proceso de formación integral de nuestros estudiantes, promoviendo su desarrollo personal, socioafectivo y espiritual religioso, enmarcado en algunos ejes y áreas que pretenden desarrollar y fortalecer variados aspectos de la personalidad. Jimena Araya, psicopedagoga encargada de Psico-Orientación de Tercer Ciclo, señala que las temáticas que se abordan en estas instancias son distintas en cada nivel escolar y se diseñaron de acuerdo a la etapa del desarrollo de nuestros jóvenes.

«En los encuentros se invita a los estudiantes a reconocer, analizar, comprender y reflexionar sobre temas y problemáticas muy propias de la adolescencia, siendo estas dinámicas muy enriquecedoras para el desarrollo de su autoconcepto, autoestima, relaciones interpersonales y crecimiento personal, orientando siempre la búsqueda de caminos que fortalezcan su vida espiritual», dice.

Maite Miranda, estudiante de II° Medio A, participó de este encuentro. A su juicio, fue una experiencia muy interesante e importante. «Yo no sabía cuál iba a ser el tema de conversación y todo me gustó mucho. Quedé muy feliz y tranquila, gracias a las misses, por la forma en que abordaron los temas dando un espacio de confianza para un diálogo y reflexiones que pudimos sacar como curso», comenta.

«Abordamos la educación sexual integrada algo muy importante de conversar en un ambiente de confianza que permita adquirir herramientas para la vida e informarse, dejando atrás los estereotipos de esta sociedad de cómo tiene que ser una mujer o un hombre a cómo somos de verdad, qué sentimos, qué somos y qué elige cada uno. Eso es una decisión propia y para eso es importante ser consciente de nuestros derechos», reflexiona.