Esta semana celebramos el Día del Profesor. Dos de nuestros estudiantes de IV° Medio nos entregan su percepción de la labor docente en La Misión.

Antonia Armijo Salinas, IV° Medio A:

«Las misses de Pre-básica siempre se encargaban de que uno se sintiera bien, con mucha paciencia. Recuerdo que una vez me demoré mucho en terminar un trabajo y ellas se quedaron hasta el final esperándome. Hay algo que me gustaría destacar porque sé que no se da en todos los colegios: la cercanía con nuestros profesores. A medida que fui creciendo me fui haciendo consciente de que saludarse en el pasillo y hablar de la vida con ellos es un regalo. En este tiempo de pandemia valoro la capacidad que tienen de innovar y de hacer a su propio estilo lo mejor para nosotros; eso nos impacta en tratar de hacer mejor las cosas y nos ayuda a crecer. Me gustaría decirle a los ‘profes’ que su rol es demasiado fundamental. Agradezco todo el trabajo que hacen, porque el gran porcentaje de nuestras vidas es en el colegio; por preocuparse tanto por nosotros, por hacernos sentir seguros aunque estemos cansados y por darnos energía cuando no la tenemos. Sin duda, dejaron una marca en mí en estos años».

Vicente Peña Lisbona, IV° Medio B:

«Siempre encontré que, en general, las profesoras de Pre-básica eran muy cariñosas. Muchas se han mantenido en el colegio y creo que eso es por la buena labor que hacen. En estos últimos años, rescato la simpatía de los profesores que hacen que las clases sean entretenidas, y también valoro mucho la preocupación que demuestran, no solo en el tema intelectual, sino que en la vida. La disposición que tienen te da la confianza para poder contar con ellos. Los profesores jefe que he tenido han sido muy importantes en mi periodo como escolar porque siempre apoyan a todos y nos escuchan. En este tiempo, he echado de menos esas conversaciones en el patio, en los recreos. Destaco mucho el trabajo que han hecho en este tiempo al adaptarse a la tecnología – que no ha sido fácil para algunos – y el esfuerzo que ponen en todo. Me saco el sombrero por ellos y les agradezco por todos estos años. Siempre van a ser parte de nuestra vida, porque nos formaron».